Hola Virgo: te contamos sobre tu amante ideal

Virgo, un perspicaz signo de elemento tierra que vibra a su propio ritmo, escrupuloso y minucioso, cuando se interna en los dominios de Eros y afrodita. En general, los de signo de tierra, son amantes ardorosos, entregados a las delicias que capturan sus sentidos, principalmente el tacto y la vista. Virgo mantiene su hábitat en el más estricto orden. Hace, ayudando y esforzándose, una invitación de imitarle a cuantos conoce por ahí. Un signo muy analítico, sujeto a reglas que en ocasiones pueden tornarse obsoletas; requiere de un amante que le haga respirar el aroma a «vida» de la vida, alguien que agriete sus esquemas y lo lleve de la mano por el campo de rosas rojas del amor.

Virgo una fiera que opera desde la invisibilidad

No cualquier aventurero en busca de presas fáciles puede domar el corazón de un Virgo. Todos los actos e intenciones de su amante son cribados en tiempo real por su aguda genialidad. Pueden ser muy críticos e hirientes, pero también son almas sensibles que necesitan ser cautivados por pequeños actos que expresen un gran amor. Su amante ideal es Tauro. Sin embargo, en otros planos distintos al amor, pueden engendrarse conflictos debido a que el toro no da su brazo a torcer incluso en situaciones de evidente equivocación o porque Virgo peca de perfeccionismo.

Los de signo Tauro, en sus relaciones amicales, son conocidos como personas serenas y agradables, no se inmiscuyen en discusiones y pueden ser muy indulgentes, hasta cierto límite. Esto no quiere decir que sean perfectos, pues, como todos, poseen defectos que, al surgir súbita y violentamente, sorprenden incluso a quienes creían conocerlos. Al ser partícipes activos en la historia presente de Virgo, los serenos toros, con tibios bufidos y calmosas insinuaciones, va encendiendo una a una las cerillas de la pasión de Virgo.

Además de Tauro, ¿quién más puede amarte así?

En Tauro, Virgo consigue olvidar, aunque sea por breves espacios de tiempo, su obsesión con los episodios trágicos del pasado o su desmedida atención a los farragosos proyectos por donde trajina su agotada mente. Este encuentro será una primavera, un reverdecer en el prolongado invierno de la vida de Virgo: un renacimiento que albergará en su corazón, de donde beberá más de una vez el delicioso sustrato de la felicidad. Para Virgo capricornio no es menos inspirador que Tauro, pues es capaz de hacer vibrar la retícula de sus emociones más reprimidas, haciendo que se viertan al exterior.

Virgo y Capricornio comparten muchos de sus pareceres; sendos nubarrones de incapacidad expresiva obstaculizan el natural fluido de sus sentimientos; sin embargo, al vincular sus vidas, se genera un mágico efecto que los hace sentirse en confianza, luego de lo cual todo lo contenido en sus almas brota con algarabía infantil. Con Piscis se funde en una exquisita contradicción de caracteres, una inconstancia compartida que por momentos los sumerge en el mismo baile embriagador, haciéndolos sentirse los seres más dichosos del planeta. Debido a sus diferencias, la condición de amante ideal de Piscis, será efímera pero intensa. Si se piensa en una relación estable, el efecto de su complementariedad es un punto a favor de ambos.

Artículos relacionados

Anterior

Leo, ¿nos cuentas sobre tus hobbies y música predilecta?

Siguiente

Las Predicciones del Horoscopo Semanal