Lo que debe comer cada signo. Hoy: Géminis, Cáncer, Leo y Virgo.

Retomando nuestro artículo de mediados de diciembre, una nueva entrega sobre lo que le conviene comer a cada signo.

Los geminianos suelen ser moderados con la mesa, prudentes.  Son de comer bien, es decir, productos alimenticios y sanos, aunque no en demasía.  No suelen tener  problemas con su peso durante sus años activos, aunque precisan moderar la ingesta de alimentos a partir de los 35.  Si un Géminis necesita dieta, que la comience un miércoles.  Los cereales le caen bien, así como las frutas de estación, pero se recomienda no comer mu­cho melón. Consuman zanahorias, papas hervi­das o al horno, arroz in­tegral, compota de cirue­las. Es mejor que se abs­tengan de los dulces. El ají seco, molido, con prudencia, les sirve de estimulante, y la pimien­ta blanca.

En cuanto a los Cangrejos, ellas, sobre todo, sue­len ser rellenitas. Y se ven bien así. Es un error contrariar a la naturaleza. Tienen un buen aparato digestivo. Casi nada les cae mal. Pero harán bien en reemplazar con miel de abejas el consumo de azúcar. Se re­comiendan carnes rojas a la plancha y mucho pesca­do. Verduras, salvo fritas,  en todas sus formas. Las espinacas, remolachas y acelgas son ideales. De vez en cuando, un poco de vino les cae de maravillas. Y la nuez moscada puede ser muy útil para adere­zar el puré de papas. El pimentón puede comerse crudo en ensaladas. ¿Pimienta? Nunca. Muchos cítricos.

 Leo posee alma de gourmet. La cocina francesa es perfecta para ellos. Suele vivir en estado de plena tensión: se pre­ocupa demasiado por cada cosa. Así que es necesaria una dieta liviana y a la vez muy ri­ca.

Excluya, entonces, las grasas, y cambie las car­nes por pescados y aves. Condimente con tomillo, azafrán y laurel. No le tema a los cere­ales. Sea prudente con los pasteles y en especial con los postres. No debería tomar tanto café.  Pruebe prepáreselo liviano. O reemplácelo por el mate cocido o el té. ¿Quesos? Todos los que quiera, pe­ro sin abusar. Un poco de chocolate le haría bien, pero sólo si es tanto en tanto. Anímese a  la ingesta prudente de las pastas, si son frescas. Una alimentación bien equilibrada y sobre todo sana será siempre conveniente para este signo de espíritu fogoso e inquie­to.

 Los virginianos suelen ser complicados pero ordenados. En la mesa, poseen un paladar delicado. Las damas suben con fa­cilidad de peso, en especial después de los 30. Pero no les es difícil mantenerse en línea sin sacrificios. Elija quesos frescos poco grasos. Zapallo y muchas verduras, hortalizas y cebollas. Las carnes rojas, a la plan­cha. Pescados al horno o, los de carne dura, a la ca­cerola con tomates. Aléjese de los picantes y sea prudente con la sal. ¿Fru­tas? Peras, frutillas, cere­zas, manzanas… Lo que quiera. Y cuidado con los alcoholes fuertes: les son mortíferos.

Artículos relacionados

Anterior

El Horoscopo Chino: El Dragon

Siguiente

Conoce el Angel Kryon